Los mosaicos de Fuente Álamo

Luz Neira
Universidad Carlos III de Madrid

*Este trabajo es resultado del Proyecto de Investigación de I+D+i
“Patrimonio Arqueológico, Nuevas Tecnologías, Turismo, Educación y Rentabilización Social: un nexo necesario para el yacimiento rural (PATTERN)”
de la convocatoria Retos de la Sociedad 2015 – HAR2015-68059-C2-2-R, financiado por el
Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO, FEDER, UE) y del que soy IP en la Universidad Carlos III de Madrid.

Varios son los años, distantes en el tiempo – 1868, 1982, 1985, 2005, 2009, 2013, 2019 – durante los cuales, en muy diversas circunstancias, ha sido descubierto un número considerable de mosaicos romanos en el lugar denominado “Fuente Álamo”, en el término de Puente Genil (Córdoba).

Fruto de hallazgos fortuitos en el siglo XIX, cuyas noticias suscitaron el interés de algunos eruditos locales y, en consecuencia, excavaciones propias de aquella época, y resultado en las últimas décadas de campañas arqueológicas sistemáticas, nos encontramos ante un patrimonio musivo en Fuente Álamo que pertenecería, en la Antigüedad, al territorio del conventus astigitano en la Baetica.

Las investigaciones llevadas a cabo en el marco del proyecto PATTERN (2016-2019), en el que han participado especialistas de instituciones académicas de Italia, Portugal, Francia y España, y entre éstos últimos los responsables del yacimiento arqueológico de Fuente Álamo, Manuel Delgado y David Jaén, han considerado tanto las informaciones y dibujos aportados en Oficios a la Real Academia de la Historia y obras locales del siglo XIX como los resultados de las excavaciones de urgencia en los años 80 del pasado siglo y las emprendidas desde inicios del XXI hasta la actualidad.

El estudio de los mosaicos y su contexto arqueológico refleja su correspondencia a dos fases bien diferenciadas de habitación, cuya cronología ha sido objeto de revisión, proponiendo, entre otros, en virtud de los paralelos que el primer asentamiento pavimentado con mosaicos de opus tessellatum en el yacimiento, el balneum de la primera residencia de una villa, dataría de época severiana, siendo acometida una reforma de estas termas del primer complejo residencial a fines del siglo III o ya en la primera mitad del siglo IV, según la cronología mantenida por A. Ibba en su análisis iconográfico del mosaico, mientras que, en consonancia con lo argumentado por M. Delgado y D. Jaén, según recuerda A. Teatini, ya en desuso este establecimiento termal, una nueva residencia en la villa se habría edificado a fines del siglo IV d.C.

Bibliografía

A este respecto, sobre la historia de Fuente Álamo y la historia de los descubrimientos, véase:

DELGADO, M.; JAÉN, D. (2019):
“Fuente Álamo: historia y arqueología de un lugar excepcional (Puente Genil, Córdoba)”, en NEIRA, L. (ed.), Mosaicos romanos en el espacio rural. Investigación y puesta en valor, Roma: L’Erma di Bretschneider, pp.

NEIRA, L. (2019)
“Los mosaicos romanos de las diferentes fases del yacimiento rural de Fuente Álamo (Puente Genil, Córdoba): Investigación y puesta en valor”, en NEIRA, L. (ed.), Mosaicos romanos en el espacio rural. Investigación y puesta en valor, Roma: L’Erma di Bretschneider, pp.